La Torre de Felipe el Hermoso y el Palacio de los Papas de Aviñón


En la foto se puede apreciar el Palacio de los Papas de Aviñón, que sobresale del resto de la ciudad, y la Torre de Felipe el Hermoso, de Villeneuve-lès-Avignon. Entre ambos edificios, discurre el río Garona, como puede apreciarse en la imagen, convertido en frontera natural entre el reino de Francia y el Papado de Aviñón, permaneciendo la ciudad de Aviñón como propiedad papal hasta la Revolución Francesa (1791).

La foto está tomada desde la Tumba del Eremita, donde quiso enterrarse el último cartujo que tuvo la ciudad de Villeneuve-lès-Avignon, el Padre Crouzet. Expulsado de la Cartuja por los revolucionarios franceses de 1791, se retiró a un enclave apartado, hoy parque abierto al público, donde confesaba y cantaba misa en secreto hasta que el final de la Revolución le permitió hacerlo en público. Quiso ser enterrado en esa colina, incluso construyó un templo minúsculo durante ese tiempo, pero las autoridades municipales no respetaron su voluntad y, tras caer enfermo, muere en 1829, siendo enterrado en el cementerio municipal del pueblo.

Anteriores posts:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cristo bajando del pretorio, por Gustavo Doré (detalle)

Tesoro de Guarrazar: la Corona de Recesvinto